Arroz congrí de mi suegra

Los que han leído mi libro o mi blog anteriormente sabrán de sobra que mi suegra se luce cuando de arroz congrí se trata, ya que son varias las menciones que a ella hago al hablar de platos típicos cubanos.

Mi suegra ganaría las olimpiadas del arroz congrí. Lo dice mi esposo todo el tiempo, y la verdad, lleva toda la razón. Y sí, ya se que esto suena al típico comentario de «no hay croquetas como las de mi abuela».

En todo caso, muchos arroces congrí que hemos probado: con frijoles negros, con frijoles colorados (moros y cristianos), con frijol carita, con arroz precocido, con arroz integral, y hasta con quinoa. También hemos comido muchos arroces hechos por diferentes manos, gente del campo, de ciudad, de Cuba y de fuera de Cuba, y con frijoles y arroces de aquí de allá y de acullá. Mi suegra también ha vivido en varios países así que le ha tocado lidiar con diferentes calidades y marcas de arroz y de frijol, y aún así, su arroz congrí se mantiene impecablemente bueno siempre.

Te dejo entonces con la receta a ver si lo logras exactamente igual al de ella, yo aún lo sigo intentando, y por más que insisto, cuando lo pruebo a ver qué tal, mis comensales y yo terminamos concluyendo lo de siempre: «Como el arroz congrí de la abuela Pilar no hay». 😉

Ingredientes:
(para 6 personas)

  • 2 tazas de arroz blanco grano largo
  • 1 y 1/2 taza de frijol negro escurrido
  • 2 y 1/2 tazas del agua de la cocción del frijol
  • sal al gusto

Para el sofrito:

  • 1/2 cebolla cortada pequeñito
  • un trocito de pimiento rojo o verde, cortado también. Ideal si tienes lo que los cubanos llamamos ají cachucha, que es una variedad pequeñita de pimientos que le da muy buen sabor a los frijoles negros en general.
  • 1 hoja de laurel
  • comino
  • orégano
  • 1 diente de ajo machacado en mortero
  • un buen chorro de aceite de oliva ( si se tiene manteca de puerco mejor)

Preparación:

  1. Pon los frijoles a hervir en suficiente agua, idealmente en una olla rápida. Si lo haces de este modo sólo debes tenerlos por 20 minutos (incluso menos si los has puesto a remojar). Este paso debes hacerlo mucho antes de que vayas a hacer el arroz en sí, ya que el truco principal de mi suegra y su arroz (que me repite hasta el cansancio siempre) es que el agua de la cocción del arroz debe estar fría (es decir, fresca, no hirviendo como cuando los frijoles recién se han cocinado)
  2. Una vez pasado ese tiempo dispón una sartén con aceite (o manteca de cerdo) suficiente para hacer el sofrito. Una vez caliente el aceite añades la cebolla cortadita y el pimiento y deja sofreír un momento hasta que la cebolla esté transparente. Añade entonces el ajo que habrás machacado en un mortero, junto con el orégano y el comino. Pon la hoja de laurel y mueve todo muy bien solo por unos minutos para que no se te queme. Reserva.
  3. Añade entonces en una olla arrocera (u olla normal si no tienes arrocera) el arroz, el frijol escurrido, y la cantidad de líquido de cocción del frijol indicado en las cantidades de esta receta. Agrega el sofrito y la sal. Programa la olla como si fueras a hacer arroz blanco. Si lo haces en olla normal, debes poner todo igual, y al principio poner el fuego fuerte hasta que hierva y luego ponerlo al mínimo, estando tapado todo el tiempo. Normalmente tarda unos 20 minutos, pero dependiendo del arroz esto puede variar
  4. Una vez listo déjalo reposar unos minutos y luego muévelo. Debe quedar suelto. En este momento le puedes añadir unas empellas (chicharrones de puerco) por encima, o un chorro de aceite de oliva y remover.

Tips:

  • Muy importante lo de la temperatura del agua de la cocción. Tal cual he explicado antes, no debe estar caliente.
  • La calidad de los frijoles varía en función de la marca y demás. Con lo cual, los tiempos de cocción de los mismos también. Mi consejo es que pruebes. Lo mejor es darles poco tiempo de presión, e ir mirando a ver cómo van hasta que hayan pillado el punto de cocción correcto que debe ser: blandos pero enteros. Si se llegan a abrir o se cuecen mucho esto hará que el arroz no quede suelto como debería.
  • Con el arroz pasa un poco igual. Hay arroces mejores y peores. El arroz basmati suele quedar muy bien en preparaciones donde el arroz ha de quedar suelto.
  • Esta misma receta la puedes hacer con otros tipos de frijol, como el frijol colorado o el frijol carita.

El ingrediente estrella:

Frijoles negros: Legumbres al fin, es buena fuente de fibra, lo cual ayuda en el proceso digestivo. También son fuente de minerales y de proteínas. Aunque en el Centroamérica estamos acostumbrados a comerlos en potajes o con arroz, son también muy ricos cuando se usan en ensaladas.

Author: Sandra

Soy una mezcla de 6 países, muchísima gente y un montón de experiencias. A mixture of 6 countries, too many people and a lot of experiences. La Habana. Santiago de Chile. Barcelona. Valencia. Bogotá. Mexico DF. Miami.

2 thoughts

Deja un comentario