Costillas de cerdo en Crock Pot

El cerdo no es santo de mi devoción. Ya lo se, suena a traición hacia mis raíces caribeñas, pero qué le vamos a hacer, no se puede tapar el sol con un dedo.
Cada fin de año, llegado el momento de saber que el 31 de diciembre sí y solo sí se comía puerco asado fueras donde fueras en Cuba, era para mi motivo de resignación. Y mira que me gusta comer! Pero hay cosas (pocas) que no me motivan especialmente. El cerdo es una de esas.
De todos modos, como todo en la vida, eso depende de la manera en que lo preparen, y con los años he descubierto que hay algunas preparaciones de cerdo que si que han logrado cautivarme.
Unas carrilleras de cerdo son un lujo al paladar, un pork belly bien preparado como el que nos hizo en clase un Chef de Le Cordon Bleu, o unos chicharrones de puerco como los del Andrés Carne de Res en Bogotá difícilmente volveré a probar. Para qué hablar del jamón serrano.
Las costillas de cerdo por otro lado reconozco que entran bien, pero aun así para mi sigue siendo cerdo así que las valoro pero tengo claro que hay otras muchas cosas que me comería antes de eso.
Así y todo, gracias a la magia de una olla de cocción lenta, estas costillas de hoy quedan para enmarcar. Hay cacharros de cocina que se agradecen como invento, y la crock pot es uno de esos. Y a una de las carnes que mejor le sienta este tipo de cocciones es a la de cerdo si señor.
Recomendación de uno de mis compis en la Escuela de Cocina, precio asequible y magia asegurada. Aprovechando la olla de cocción lenta y las técnicas de cocina aprendidas, sale un plato de diez como este. Eso sí, el nombre lo dice, son cocciones lentas y luego requieren unos retoques para que queden más ricas aún, así que debes planificarte con tiempo. Para un fin de semana, se prestan solas estas costillas. Que las disfrutes!
Ingredientes:
-Uno o dos racks de costillas de cerdo (depende de la cantidad de personas, para 4-5 un rack está ok) cortadas de una en una.
-ajo
-limón (todo el de tu gusto). Si tienes naranja agria mejor aún
-sal (solo un poco, al final puedes corregir)
Preparación:
Debes marinar las costillas con un mojo que haz de hacer con el limón y el ajo bien machacado y la sal. Si las puedes poner desde el día antes pues muy bien, sino no pasa nada, con unas pocas horas tendrás éxito igualmente garantizado.
Las costillas se deben cocinar por unas 8 horas en baja. Pueden ser mas tambien, y te quedan mas tiernas aun hasta deshacerse prácticamente. Con lo cual, debes calcular para cuando quieres tener el plato. Yo suelo dejarlo por la noche cocinando. Me acuesto tranquilamente y en la mañana està listo para los retoques finales.
Cuando las costillas estén listas verás que además de muy tiernas han soltado una infinidad de jugo y de grasa. No entres en catarsis. Saca las costillas una a una con cuidado a un plato u otro recipiente (sin desconectar la olla que queda en modo encendido para mantener caliente la preparación).
Saca entonces a otro recipiente el caldo. Regresa las costillas a la crock pot y pon la tapa. Deja  enfriar a temperatura ambiente el caldo que separaste y cuando esté fresco mételo al refrigerador para que toda la grasa cuaje. Cuando esto haya ocurrido saca con una cuchara o similar toda la grasa que ha quedado acumulada en la superficie.
Pon a reducir ese caldo a fuego fuerte, verás que se va espesando y además concentrando su sabor. Mucho cuidado con la sal que has puesto al principio, debe ser muy poca, sino este caldo quedará muy potente de sal.
Una vez la salsa ha logrado la consistencia y sabor deseado viértela por encima de las costillas.

Y listo! puedes acompañarlo con arroz blanco o unas patatas al horno y alguna ensalada de tu gusto.

Tip:
Si no tienes olla de cocción lenta puedes hacer esto mismo en el horno. Obviamente el tiempo de cocción será menor y también es cierto que no te quedarán con la misma textura. Pero el cerdo es tan agradecido que igual vas a disfrutar.

El ingrediente estrella de hoy: El cerdo.
«Del cerdo hasta los andares», así dicen en España, que de cerdo saben mucho y por supuesto lo aprovechan todito. No es la carne que tenga la fama de ser la más sana del mundo pero también es cierto que se presta para un sinfín de preparaciones para saciar antojos del foodie más exigente. Hay partes del animalito que son más magras, así que puedes optar por ellas si lo tuyo es cuidarte y no lo quieres sacar del todo de tu dieta habitual.

Author: Sandra

Soy una mezcla de 6 países, muchísima gente y un montón de experiencias. A mixture of 6 countries, too many people and a lot of experiences. La Habana. Santiago de Chile. Barcelona. Valencia. Bogotá. Mexico DF. Miami.

Deja un comentario