Pastel de Malanga y Boniato

Hay platos que surgen de la inventiva culinaria de la gente de a pie. Nada de grandes chef ni restaurantes exclusivos. Lo que sale de la imaginación y sobre todo de la creatividad de una dueña o dueño de casa muchas veces pasa de generación en generación y sigue estando «de moda» por una simple razón: está rico! Y si eso sale de una cocina cubana ya ni te cuento.

El Pastel de Papas era un clásico en las casas cubanas, cuando había carne, y papas por supuesto. Yo nunca fui muy amante de las papas, menos a la carne, pero en general el pastel de papas era algo que me sorprendía siempre agradablemente. Eso sí, en Cuba, la parte del gratinado muchas veces no era posible pues no muchos tenían horno, pero aún así era un plato que quedaba bien bueno, porque venía siempre de la mano de una madre o un padre que lo que más le ponían era intención, lo cual es el ingrediente fundamental no solo para la cocina, sino para muchas cosas en la vida.
Esta receta de hoy de cierta manera está inspirada en ese Pastel de Papas, pero he querido cambiar las papas por la malanga y el boniato, por probar, que al final es lo entretenido de cocinar. Y ha quedado sabroso, así que aquí se los comparto:
Pastel de Malanga y Boniato (sweet potato/camote)
Ingredientes:
2-3 malangas
2-3 boniatos
Queso en lonchas o para gratinar
Carne molida (de pavo, pollo, carne)
Salsa de tomates o tomate natural.


Para preparar el picadillo con la carne molida:

¼ cebolla morada
1 diente de ajo
¼ pimiento rojo
especias  a gusto
aceite
sal a gusto

Preparación:

Poner a hervir las malangas y los boniatos hasta que estén blandos (puede ser en la olla de presión u olla rápida). Ideal sería hacerlos al vapor, ya que no conservan mejor su sabor y no absorben agua. En cualquier de los dos casos, escurrir bien y preservar.
Hacer con la carne molida un picadillo, para lo cual, se corta en trozos muy pequeños la cebolla y el pimiento y se machaca el ajo en un mortero, luego se sofríe todo en una cucharada de aceite a fuego medio. Cuando está todo bien pochadito se le añade la carne molida y se mezcla bien todo y se deja sofreir un rato hasta que la carne comience a soltar su propio jugo. Añadir especias al gusto (orégano, comino, albahaca, perejil, etc).
Añadir agua o caldo (½ taza, no demasiado porque la carne sigue soltando su jugo) y añadir sal. Se tapa y se deja cocinar a fuego medio-bajo por unos 10-15 minutos.
Mientras se cocina el picadillo se hace un puré con la malanga y el boniato. Puedes añadirle mantequilla y hasta un chorro de la leche de tu elección si prefieres.
Si vas a usar queso en lonchas pues es el momento para cortarlo en trocitos (ni muy grandes ni muy pequeños). Si quieres ahorrarte este paso puedes usar queso para gratinar.Teniendo el puré y el picadillo y el queso listos ya es el momento de armar tu pastel.
En un recipiente rectangular de horno no muy grande (pirex o similar) cubres primero el fondo con una capa del puré, encima carne molida y algo de queso. Continúas con otra capa de puré y carne y queso, y así hasta que terminas con una capa de puré y encima le pones solo queso.
Una vez listo lo anterior pues se enciende el horno en la función “gratinar” y pones tu pastel hasta que el queso se gratine. (hay hornos más rápidos que otros por eso no digo exactamente un tiempo, pero usualmente con unos 5 minutos es suficiente para que el queso se ponga doradito, incluso menos)

Tip:
-Puedes hacerlo también con malanga y calabaza, o sólo con boniato y por supuesto también con papas.

El ingrediente estrella de hoy: La malanga.

Es el rey de los tubérculos en Cuba. Siempre que te ponías malo del estómago te recomendaban malanga, o a las personas muy mayores o los bebés cuando empiezan a comer, siempre se les daba malanga. Aparte de sus beneficios la verdad es que es bien rica como quiera que la consumas. En Colombia se le conoce como mafafa. En el resto de los países que he vivido no la hay (a no ser en algunos mercaditos latinos muy raros de encontrar), con lo cual, es de esos alimentos que siempre se echan muchísimo en falta cuando dejas Cuba. Aunque conozco una Sra española que cuando supo de sus bondades se las agenció para buscarse unas semillas y sembrarlas, y creo que hasta el día de hoy sigue cultivando y consumiendo sus malanguitas allá en Valencia.

 

Author: Sandra

Soy una mezcla de 6 países, muchísima gente y un montón de experiencias. A mixture of 6 countries, too many people and a lot of experiences. La Habana. Santiago de Chile. Barcelona. Valencia. Bogotá. Mexico DF. Miami.

Deja un comentario